18 enero 2018

LOS HAY que bucean
en busca de tesoros.
Los hay que hacen largos viajes
a lejanos países.
Los hay que indagan
en la historia de la humanidad.
Yo, simplemente observo.
Todo está aquí, ahora.


Begoña Abad, Cómo aprender a volar

01 enero 2018

(energía, salud y sueños para recorrer las cicatrices)

"En alemán existe una palabra muy evocadora, Sehnsucht, amada por los románticos, que podría traducirse de forma imprecisa como anhelo o añoranza de algo intangible e inexpresable. Para el escritor y viajero Robert Louis Stevenson, lo que mejor expresa esa pasión hacia lo que está más allá es la visión de un camino serpenteante en el horizonte, esa cinta blanca que incita a viajar y que aparece como una cicatriz en el paisaje. Es una sensación indefinible que nos impulsa a subir la próxima colina o llegar hasta la siguiente curva del camino para ver qué nos aguarda más allá, aunque en nuestro fuero interno sepamos que no habrá sino otra curva o una nueva colina que salvar."


María Belmonte, Los senderos del mar. Un viaje a pie


18 diciembre 2017

(hoy más que nunca, 'Por la cándida adolescencia')

"El brindis que en español se tradujo como 'Por la cándida adolescencia' es en inglés Rose-lipped maidens, light foot lads (algo así como 'Doncellas de labios rosados, muchachos de pies ligeros'). Se trata de un verso del poema With rue my heart is laden ('Mi corazón está lleno de pesar') de A. E. Housman, uno de los autores favoritos de Denys Finch-Hatton."


Bandeja de plata